Categorías
Infantil Poesía

El enfado de Luisa

Luisa tiene que estudiar
y tía Mariana no deja de cantar

Cuando Luisa se enfada
se le arruga la nariz
y tía Mariana la confunde
con una enana gruñona
de algún lejano país.

—¡Que soy yo tía Mariana!
¡Luisa de toda la vida!

Y tía Mariana la reconoce
cuando Luisa enseña su sonrisa
y ya no arruga su nariz.